¿Sabias que los Comentarios son la Esencia de este Blog? Muestra tu gratitud aportando cualquier Comentario.

«La mujer del flujo de sangre»

“… Si tocare tan solamente su manto, seré salva”, Mar. 5:28




Este mismo pasaje se registra en Mateo 9:18 – 26 y en Lucas 8:42 – 48; pero, es Marcos el que da más detalles de este encuentro entre una mujer enferma de flujo de sangre y Jesús. Cristo hizo sus milagros básicamente con tres propósitos:

1- Acreditar su mensaje y su procedencia: Mat. 4:23 – 25; los 19 milagros que registra Marcos demuestran el poder sobrenatural del Señor sobre las enfermedades, la naturaleza, los demonios y la muerte

2- Beneficiar a los enfermos

3- Proporcionar un cuadro ilustrativo sobre la salvación: Juan 4:46 – 53, el hijo de un noble; Juan 11:14, 15, 41 y 42, Lázaro



Tomando este pasaje de los tres evangelios podríamos resumir el azote de esta mujer de la siguiente manera:

• Tenía 12 años enferma

• Había sufrido de muchos médicos

• Había gastado todo

• Nada había logrado, cada vez estaba peor

• Oyó hablar de Jesús



El cuadro anterior tiene una analogía con el pecado:

• La enfermedad del pecado es crónica, puede durar años; por eso vemos gente hundida en la depresión, en la enfermedad, siguiendo modas o novedades

• A través de la historia han existido muchos “remedios” que han tratado de curar la enfermedad del pecado: religiones, psicología, filosofías, etc.

• La mujer se gastó TODO lo que tenía; habla de recursos, ¿Cuánto darías por tu salud? TODO. La salud espiritual es primero y debemos dar todo por ella

• El mundo va de mal a peor en todos los aspectos: hay decadencia moral, crisis económica, crisis social, etc.

• Cuando la mujer oyó hablar de Jesús comenzó la solución a su problema. Lo que la gente necesita es oír hablar de Jesús. El propósito de los ministerios y de la iglesia es que la gente oiga hablar de Jesús. La fama de Jesús se extendía cada vez más por las aldeas y la mujer oyó de esa fama… y fue sana de su enfermedad

Además, hay dos puntos importantes adicionales que debemos tomar en cuenta:

1- La ley decía que ninguna mujer con flujo de sangre podía entrar al templo para adorar (Lev. 15:19 – 33). Ella estuvo doce años sin hacerlo. La ley decía NO, Cristo dijo Sí

2- Todo lo que ella tocara era inmundo según esa misma ley, pero cuando tocó a Jesús no fue así. En el mismo momento en que lo tocó quedó sana

Recompensa: salud y salvación

El contenido de este Articulo es propio de La palabra para Hoy, cada uno de ellos son Derecho Exclusivo de su Respectivo Autor. De igual manera, queda estrictamente prohibido copiar sin ningun consentimiento por la razón antes mencionada.

Tambien escribo para "Reflexiones Cristianas"

Un lugar que nacio en el 2010, y que para ese entonces me brindaron la oportunidad de ser colaboradora y publicar mis Reflexiones. Asi pues, yo acepte la invitación y desde ese entonces sigo publicando para ellos. Hoy en dia, Reflexiones Cristianas, tiene mas audiencia y sigue en aumento. Es por ello, que los invito a visitar este maravilloso sitio.

Clic Aqui

Publicar un comentario en la entrada

¡Sabias que los Comentarios son la Esencia de este Blog! Muestra tu gratitud para con el Autor de este Articulo aportando cualquier duda, sugerencia u opinion dejándonos tu Comentario.

 
2012 | La Palabra para HOY | Derechos Reservados
Otro blog mas de: Blogs Cristianos.